Loading...

Entrevista a Adriana Rodríguez: Miembro del Colectivo habla sobre discrminación por ser mujer y afro en Colombia realizada entre CIASE y el Colectivo.

In Human Rights

Hablamos con Adriana Rodríguez, Coordinadora Nacional de Programas y Proyectos de la Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas CNOA y miembro del Colectivo de Pensamiento y Acción Mujeres, Paz y Seguridad. Ella nos contó de sus experiencias como mujer afro constructora de paz.

¿Qué te motivó a unirte al Colectivo de Pensamiento y Acción Mujeres, Paz y Seguridad? ¿Cómo ha sido tu experiencia?

A.R:
Entendimos como CNOA y a nivel personal, que la paz no se puede construir sin las mujeres, ya que hemos sido las grandes víctimas en medio de todo el conflicto en Colombia, hemos sido testigos desde nuestras regiones, de las grandes masacres ocurridas, de los hijos que hemos perdido en la guerra. Creemos que es una responsabilidad institucional, pero sobre todo una cuestión personal. Queremos demostrar que las mujeres afro estamos apostándole a la paz, que queremos construir y que estamos dispuestas a fortalecer otras redes que aporten al diálogo. 



¿Cómo ves el contexto de la doble discriminación por ser mujer y por ser afro en Colombia?

A.R:
Si siendo mujer es difícil tener acceso laboral, al ser mujer afro, por el estereotipo que tienen nuestras empresas o los encargados de gestión de recursos humanos, te descartan inicialmente. Si bien hay una ley antidiscriminación en Colombia, es urgente que sigamos insistiendo en la reglamentación porque existe pero nadie sabe cómo es, a donde tienen que ir, qué deben hacer. Además, aunque una persona trabaja ocho horas, a los afros nos toca trabajar doce o quince para poder demostrar que somos capaces de estar en el trabajo, ya que es un espacio que lograste con grandes dificultades y en el que quieres permanecer. 



¿Usted cree que puede haber paz con discriminación?

A.R:
En la propuesta de construcción de paz debe transformarse el imaginario de la discriminación, la paz hay que construirla con o sin ésta. Es una apuesta que tenemos todos los colombianos y debe hacerse en espacios colectivos. Una de las formas es reglamentar de forma más precisa la discriminación, para evitar que sigan sucediendo estos actos y construir así una propuesta de paz. 



Finalmente, ¿podrías dejar un mensaje para las mujeres afrodescendientes y constructoras de paz?

A.R:
La idea es seguir construyendo paz y seguir siendo propositivas con un corazón gigante. Creo que ser mujeres afro, nos da mucha capacidad de amar, recibir y aceptar. Hay que participar en los espacios en los que somos invitadas, para dialogar con otros y otras y seguir compartiendo desde nuestros lugares. También, hay que involucrar a los niños y niñas en este proceso porque realmente son los grandes beneficiarios y beneficiarias de todo lo que construyamos hoy. Además, tenemos que tener un corazón abierto al colectivo porque solitos y solitas no vamos a poder

No hay comentarios, sea el primero en comentar