Loading...

Diálogo con Norma Villareal sobre la situación de la mujer rural en Colombia

In Ethical Pact, Human Rights

La Resolución 62/136 aprobada el 18 de diciembre de 2007 por la Asamblea General de Naciones Unidas, declaró que cada 15 de octubre se conmemora oficialmente el Día Internacional de las Mujeres Rurales, una fecha para destacar aquellas mujeres campesinas que a través de la promoción del desarrollo agrícola y la mejora de la seguridad alimentaria, buscan promover una economía prospera para sacar adelante sus familias.

Conmemorando esta fecha, hablamos con Norma Villareal, experta en temas de desarrollo rural e integrante del Colectivo de Pensamiento y Acción Mujeres Paz y Seguridad, para que conocer más sobre la situación actual de la mujer rural en Colombia.

“Sabemos que la economía campesina representa un 40% de la producción alimentaria en el país y las mujeres desempeñan un papel definitivo en este proceso”, asegura Norma Villareal, quien además destaca la importancia de las mujeres en todo el tema de recuperación de semillas propias y algunas prácticas agroecológicas, que han ayudado a mitigar las diferentes consecuencias del cambio climático en Colombia.

Por otro lado también tuvimos la oportunidad de reflexionar sobre los temas contemplados en el informe de desarrollo humano “Mujeres Rurales: Gestoras de Esperanza” publicado en el 2011 por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD. Dicho informe parte del reconocimiento de la triple discriminación que enfrentan las mujeres rurales en Colombia y plantea una serie de recomendaciones para superar esta problemática. La triple discriminación es explicada en gran medida como consecuencia de las relaciones desiguales entre hombres y mujeres, y se materializa en diversas formas de exclusión por el hecho de vivir en el campo, de ser mujeres y de ser víctimas de violencia.

Frente a estos tipos de discriminación, la señora Villareal afirma que “las respuestas por parte del Estado han sido precarias e insuficientes”, ya que pese al desarrollo de mecanismos de financiamiento, procesos de formación técnica para el fortalecimiento de la producción y alternativas para la restitución efectiva de sus tierras, algunos de estos procesos son bastante lentos y ciegos frente a la situación real de las mujeres, como bien lo explica Norma, “todavía hay muchas mujeres que no tienen cedulas, también hay varias que sufren de alfabetismo. Existen una serie de obstáculos para que las mujeres sean emprendedoras y no hay soluciones para fomentar una pedagogía que les permita impulsar sus propios procesos productivos, además exigen una cantidad de requisitos que siempre generan unos gastos importantes, y los procesos son muy engorrosos”

De cara al futuro, la señora Villareal destaca que “hay una insistencia de normativas, que si el Estado las asumiera, empezaría a transformar seriamente la situación” una de estas herramientas legales es la Ley 731 de 2002, que por ejemplo en su artículo No.5 ordena la participación de las organizaciones de mujeres rurales en la toma de decisiones que tienen que ver sus territorios o con el medio rural, sin embargo este artículo es considerado “letra muerta” pues no ha logrado tener una aplicación real.

A pesar de ello, la experta en temas de Desarrollo Rural, Norma Villareal asegura que “no hay que perder la esperanza con este nuevo gobierno, pues se espera que retomen un proyecto de ley sobre desarrollo rural con enfoque de género, se implemente un sistema de información que de indicadores actuales y ayude a dibujar un panorama de la situación de las mujeres rurales, y también se presente una propuesta sobre este tema, en el Programa de Desarrollo que están realizando”.

No hay comentarios, sea el primero en comentar